Sonríe, porque ya hay demasiada mala leche en el mundo. La lona publicitaria de Kaiku en Bilbao.